Según un informe de la Organización Mundial de la Salud, “las Enfermedades Crónicas No Transmisibles (ECNT), entre las que se encuentran la diabetes, padecimientos cardiovasculares, cáncer y problemas pulmonares crónicos, son la principal causa de muerte a nivel mundial, ocasionando alrededor de 36 de los 57 millones de fallecidos en 2008”. Asimismo, para el 2030, “se prevé que las ECNT superarán a las enfermedades transmisibles, maternas, perinatales y nutricionales como principal causa de defunción”. Con lo cual, todo avance medicinal y tecnológico que aporte a esta causa, será de gran ayuda para la salud de toda la población.

En la actualidad, las personas que conviven con diabetes deben medir su nivel de azúcar varias veces al día, aplicarse insulina o tomar medicación, cumplir con una dieta específica, realizar actividad física y hacerse exámenes regularmente. Aún no se ha encontrado una cura para la enfermedad, pero sí existen grandes avances tecnológicos en cuanto a su control. La ciencia y las empresas trabajan para mejorar la calidad de vida de estas personas ayudándolos en los procesos de registro y tratamiento, buscando prevenir futuras nuevas dolencias.

Aproximándose el Día Internacional de la Diabetes, difundiremos un listado de las distintas tecnologías disponibles actualmente para controlar esta enfermedad y futuros desarrollos. Cabe recordar que, según cada caso, es el médico quien debe determinar cuál es el tratamiento indicado para cada paciente.

TECNOLOGÍAS DISPONIBLES HOY

Lapicera de insulina

Es un modo práctico para administrar y aplicar insulina, disponible desde la década del ‘80. Tiene la forma de un bolígrafo con una aguja fina y corta, más la medicación incorporada. Existen lapiceras con insulina recargable o con dosis ya precargadas. Sus usuarios regulan en cada aplicación la cantidad necesaria de medicamento según sus valores de glucosa en sangre, lo que comerán, la actividad física a realizar, entre otros factores. Es un elemento cómodo de transportar y utilizar. Hay con insulina de absorción rápida o lenta y sus diseños difieren según modelo y marca. 

Medidor de glucosa

El glucómetro o medidor de glucosa se utiliza para medir la cantidad de azúcar en sangre.  Con una sola gota (obtenida mediante un pequeño pinchazo en la yema del dedo, realizado con un sistema simple de punción) se puede saber, instantáneamente, si los niveles de glucosa están dentro del rango esperado.
La información de las mediciones queda guardada en el glucómetro, pudiéndose acceder a ella cuando se desee. Pero, en la actualidad, ya existen diferentes tipos de medidores con grandes avances en la visualización de los datos. Algunos se conectan de forma inalámbrica, mediante Bluetooth®, con aplicaciones de celular que registran los datos a lo largo del tiempo, pudiendo analizarlos fácilmente, teniendo en cuenta otros registros (como ser la cantidad de actividad física, dosis de insulina aplicada o alimentación). 

Medidor continuo de glucosa

Son aparatos que miden la glucosa de forma continua cada 5 minutos. Tienen un sensor con un filamento flexible que se inserta debajo de la piel y un transmisor que envía la señal a un dispositivo (del tamaño de un celular) que procesa la información. Estos duran hasta 14 días según el modelo. Algunos están integrados con aplicaciones móviles, pudiendo programar alertas cuando se registran valores no deseados. También están conectados a plataformas Web, dejando visualizar los datos a otras personas, como familiares o médicos.
Por otro lado, existen relojes inteligentes que reciben la información de los medidores continuos de azúcar y registran los datos en la historia clínica del usuario.

Parches medidores de glucosa

Es un sensor pequeño (del tamaño de una moneda) que se coloca en el brazo y, mediante un filamento que se pone debajo de la piel, mide el nivel de glucosa en sangre. El filamento se mantiene en el lugar a través de un parche adhesivo; el usuario puede hacer su vida normal, como realizar deportes o bañarse, sin riesgo de que se salga. El parche dura 14 días.
Esta tecnología está acompañada de un lector que, al acercarse, escanea los niveles de azúcar y permite analizarlos a lo largo del tiempo.

Bomba de insulina

Son dispositivos que simulan la función del páncreas y suministran insulina al organismo las 24 horas del día. El aparato no decide solo la cantidad de medicación a administrar; ésta está programada por el médico y/o el paciente teniendo en cuenta sus niveles de glucosa, ingestas de comida y actividad física.

Apps de control para celulares

Estos desarrollos permiten recolectar y controlar los datos diarios de la diabetes. Algunas son compatibles con otras aplicaciones y cruzan la información de glucosa con otras variables (como, por ejemplo, la actividad física realizada en el día) sugiriendo, en base a ello, qué comer. También tienen recordatorios sobre el tratamiento para no olvidar de tomar la medicación, aplicarse insulina, realizar la rutina de ejercicios, o asistir a la cita con el médico.

AVANCES EN PUERTA

Existen algunas tecnologías que aún están en desarrollo y habrá que esperar si, finalmente, se concretan para su libre uso. Aquí mencionamos algunas:

Fuente de imágenes: Google, Apple, ITBA, MR3Health.

  • Lentes de contacto que controlan los niveles de glucosa, de forma constante, a través de la lágrima; por medio de luces LED indicarían si están altos o bajos. Google X y Novartis son dos de las empresas que trabajan en este desarrollo.
  • Pulsera que provoca y recoge sudor, de manera no invasiva, mide la composición molecular y envía los datos de forma electrónica para su análisis y posterior diagnóstico. Este dispositivo podría detectar patologías como la diabetes, prediabetes o fibrosis quística (una afección hereditaria que provoca acumulación de mucosa en los pulmones, el tubo digestivo y otras partes del cuerpo). Este desarrollo está impulsado por investigadores de la Escuela de Medicina de la Universidad de Stanford (EE.UU.).
  • Sensor de pie diabético creado para ayudar a los pacientes a monitorear su salud plantar diariamente y prevenir úlceras de pie. El dispositivo trabaja con la temperatura del pie y carga la información en una base de datos personalizada donde es analizada. Este es un desarrollo de la empresa tecnológica MP3 Salud.
  • SmartWatch que mediría el nivel de glucosa en sangre. La empresa Apple trabaja en este desarrollo; el reloj, a través de una determinada onda, podría definir la concentración de azúcar en sangre en tiempo real y de un modo no invasivo.
  • Parche inteligente fabricado con grafeno, flexible y liviano. Mediría la glucosa a partir del sudor y sería capaz de administrar la medicación a través de microagujas. Podría ser utilizado varias veces y transmite los datos al celular que, a la vez, le brinda la energía para funcionar. Es una tecnología desarrollada por investigadores surcoreanos y estadounidenses.
  • Páncreas artificial 100% automático que mediría los niveles de azúcar y brindaría la cantidad de insulina necesaria. El dispositivo consta de un monitor de glucosa y una bomba de insulina subcutáneos que, a través de un algoritmo de control (basado en la dinámica insulina-glucosa del organismo), indica la cantidad de medicamento que necesita el paciente. El desarrollo funciona gracias a un software instalado en el celular que procesa la información y, además, almacena los datos para su control profesional. El proyecto fue creado, inicialmente, por científicos argentinos del ITBA (Instituto Tecnológico de Buenos Aires) y luego recibieron colaboración de: Hospital Italiano, Universidad Nacional de La Plata, Universidad Nacional de Quilmes (Argentina) y Universidad de Virginia (Estados Unidos).